lunes, 10 de febrero de 2020

¿Sabes Rafa?

Mataron a un amigo, de un escopetazo y eso se siente tan pinche jodido.



¿Sabes Rafa?, voy a extrañarte,
hoy tu ausencia tiene nombre y apellido,
igual que la rabia y la impotencia
que se revuelca como un gato
entre la panza y el pecho,
en el mismo lugar en que se metió la bala
que te arrancó la vida

de este lado
todo duele,
más de lo que debería
y más de lo que confieso
porque intento ocultarme
de este dolor extraño
que no me deja ni llorar
ni despedirme
ni aceptar que ya no estás,
ver tus fotos
la sonrisa sincera
que regalabas igual
que una mentada de madre
que una mirada de niño perdido
jugando a ser un adulto responsable
en este mundo hediondo

¿Sabes? si vas a hacer falta
hasta que dejes de doler,
porque tengo más fortuna
que tu hijo y que tu padre
que te vieron caer en un río rojo
que apenas imagino y se me quieren salir
las tripas y las ganas de seguir
desahogándome a costa de los ojos
de extraños curioso jodidos
como los recuerdo
como las lágrimas que nomás non salen
que nomás no se van
ni se quedan
ni sirven para una chingada
porque nada hará que vuelvas
porque el olvido llegará algún día
antes de que me convenza
de que esto es cierto
porque no se puede
seguir escribiendo
sin sentir asco de mi
por estas líneas
por estas ganas
de hablar de ti
de que se siente de la chingada
de que no vale madre
de que quiero gritar
y llorarte
y sacar la rabia
y decirle a todo el mundo
que eras un buen tipo
que no merecías morirte así
que tenías sueños
ganas
y rezones para seguir

y ahora nada importa
y a nadie le importa
más que al puñado de gente
que te vio reír
llorar
decir
que esto se iba a poner mejor
aunque ahora cuesta tanto
creerte.

jueves, 23 de enero de 2020

Así las cosas

Así las cosas.
Que no hay historia sin fin
ni otros cuentos por cantarte al oído,
que de nuevo el dolor nos hizo su casa
y nos deja abandonados en una esquina
en donde la lámpara aún está rota
y todos los espacios vacantes.


Volver a decirte adios

No estoy orgulloso de lo que hice, pero si de lo que viví (mos)
Porque el amor no se censura, pero tiene reglas que no quisimos respetar, por aferrados, por llegar tarde, porque antes hubo otros con más derecho y yo - carajo - tan lleno de pies izquierdos.

Me quedo con esta felicidad de haber sido y esta lacerante herida de nunca ser.

¡Que deliciosa sensación de soledad y guerra!
con las manos quietas y el alma en franca huida
retirándose de los bordes del papel
con que construyo mis alas
para acercarme al sol
de tu mirada
de tu voz
que se quiebra
entre mis manos
igual que tus piernas
entre las líneas de mis brazos
abrazos a ratos a todo en contra
y soñando que el final será tan largo
como para rozar con la muerte que no queremos
pero nos espera como este adiós postergado tantas veces

                                                                              hasta hoy.



miércoles, 13 de noviembre de 2019

Llueve

Llueve
y tengo esta ansiedad de llamarle
dando saltitos junto a mi taza de café /
una canción que la recuerda
tarareándose en la esquina del diván /
sus labios olvidándose en mi piel
tenuemente
Llueve.

lunes, 6 de mayo de 2019

A veces mis manos



Me gustas/n estos días en que escribo
no sé cómo, no sé cuándo, pero de ti.

Me gustas/n estas letras que crecen /
en mis manos /
que piensan que son caricia /
a la menor provocación.


A veces creo que escribo como método para alcanzar la inmortalidad,
porque le temo a la muerta casi tanto como al olvido
porque no me resigno a ser menos que la luz
que me hace sentir amor/esperanza/guía
cuando miro el destello de una estrella muerta.

martes, 30 de abril de 2019

Con tu nombre recién escrito en mi cuaderno de pendientes.


- No me gusta Guadalajara -, dijo con una voz tan dulce como lapidaria, y yo, me quedé con todos los bares, con todas las canciones, con la fuente, con la cerveza fría, con la voz a medias, con tu nombre recién escrito en mi cuaderno de pendientes.


Ningún cambio en el espejo

Nunca sabré el ritmo de tu pecho al dormir,
ni al sabor que tienen tus lágrimas - cualquiera -
ni hablar del ritmo de tus pies en tu canción favorita,
no sabre el peso de tu cuerpo cuando me abraces
mientras bailas / cuando abrazas / cuándo vienes

cantaré canciones de lo mucho que te extraño
sin saber qué extraño
es esto de no tenerte sin haber tenido nunca
de ti
más que un par de sueños
- secos -
unas pocas palabras
- húmedas -
una sonrisa que era para alguien más
y que hacía falta en mis labios
pero sobraba en los tuyos.

Cuando vuelvas, si es que vuelves,
cuando te vayas si es que llegas
algún día ¿qué tal de noche?
Vestida de luna a medias,
con el llanto fresco sobre tus mejillas,
con las manos llenas de ausencias,
con las paredes de tu casa repleta
de fantasmas
de flores
de gatos
para tapar las grietas que deja la soledad.

Quisiera gritarte que ojalá vengas cuando te canses
del amor barato - pero eso ya se dijo -
con la voz llena de esperanza
en que mires este amor en oferta permanente
este que se queda olvidado en el estante
al final del pasillo por el que nadie pasa,
ni tu
ni yo
ni nadie.

Nunca sabrás de la canción
que voy a escribirte mañana
¿Qué voy a escribirte después?
cuando la ilusión se nos ponga vieja
y la luz en tu foto se largue
a cualquier otra mirada,
nunca serán más los caminos que los planes
qué hice pensando en tu mano
aferrándose a la mía
para no ir sola
por la calle repleta de gente
a la que no le importa
ni tu, ni yo, ni nadie
que no voltean a vernos,
que nos desean la felicidad
mientras no rompamos su paz,
que desean la risa
siempre que no altere el silencio
que se necesita antes de dormir.

Sin ti
la almohada se ve tan sola,
y yo
no noto ningún cambio
en el espejo.


miércoles, 6 de junio de 2018

Post de sinceridad

Me tiraste un chingo de veces
y a lo que se ama no se le tira
no se le olvida
no se le deja
NO, ¡POR UN CARAJO!