viernes, 8 de agosto de 2008

Privaciones

Me decidí a publicar esto, por un provocador cartón de Rapé publicado en www.milenio.com
Me atreví, porque es una necesidad sobre todo el no autocensurarme.

Espero la siguiente entrega sea menos densa,

y agradezco que me escuchen (lean) aún siendo cosas No agradables.


I

Y aquí está
el muy hijo de puta,
puedo olerlo
como puedo oler la humedad
de las paredes
el polvo a punto de ser lodo
el sarro
el alcohol
el humo de cigarro
la pólvora.

Estoy harto de todo esto
vivir cansado,
sin las pinches ganas
ni de respirar,
no puedo mover
ni sentir mis manos
que deben seguir
atadas a mi espalda.

El miedo me ronda
desde el cristal
roto de alguna ventana
que adivino
tras la tela
que cierra - a huevo -
mis ojos.

Me cansan los golpes
que vienen sin aviso
solo para saber que sigo vivo
y duelen menos
que las mutilaciones
que ahora me faltan,
los dedos
y mi oreja
que no deja de sangrar.

II

Este hijo de puta no se va,
puedo sentirlo,
como se siente el asco
la rabia
las malditas ganas
de tomarlo por el cuello
y destrozarlo
con mis propias manos

Privarlo de luz
agua clara
comida caliente
y un rincón seco
y suave
para dormir

privarlo de su familia
de las miradas
de las caricias
de las palabras de afecto,
privarlo de si miso
que se confunda
con un algo
tirado en un rincón
que no sea su propia casa

privarlo de reconocerse
después de haber perdido
las ganas de respirar,
su dignidad
cortada en pedazos
de su propio cuerpo.

III

Pero no puedo ni ponerme en pie
ni levantar las manos
para secarme el llanto
detener la sangre
alejarme el frío
el miedo
las moscas
la basura
que apesta

como este hijo de puta
que no se larga
que esta esperando
el momento exacto
para acomodarme
otro golpe
en el estomago
o en la cabeza
y sentirse Dios
por tener el derecho
de sacarme
de mi propio mundo
y mandarme a la chingada
de un balazo.

Aquí esta este hijo de puta
que me tiene atado de manos
mutilado
sin alma
ni conciencia
del tiempo
ni de Dios
que seguramente
me tiene abandonado.

Te odio
-las palabras
se quedan tan cortas-
más que a mis propios errores
te odio más que a todo
lo que me has regalado
mutilaciones
miedo
claustro

te maldigo
y deseo para ti la muerte
por hijo de puta
por que mi único deseo
es repetir a gritos
hasta quedarme sin aliento
- y no falta mucho-
ojalá te pase lo mismo
y a todos tus hijos
y a toda la pinche
gente que ames
hijo de puta
vete al carajo
a chingar
a tu pitisima madre.

No hay comentarios: