miércoles, 10 de septiembre de 2008

Calcetines para tu cara de espanto


El silencio lleva tu cara de espanto
guardada en su morral
junto mis calcetines perdidos,
que dejarón sin amor
ni compañero de tertulias
o borracheras
al otro
para el que aún no tengo un nombre.

Hay días en que descubro tu sonrisa
escondida entre la cara de la gente
que camina fumándose la mano,
pisando suavemente las calles.

Quiero provocar tu cara de sorpresa
contándote como descubrí
nuevamente en esta tarde,
despúes de la comida,
que al mundo le sigo valiendo madres
que los días que tengo en la cartera
son lo mismo que la foto
que viste los marcos nuevos
cuando los sacas de su caja.

... (fragmento)

No hay comentarios: