viernes, 23 de enero de 2009

combustión expontanea - II -



El aire se consume mejor
con lentitud
y un poco de sal
en la herida
- de mi recuerdo
en la memoria de Dios -

La inercia del mar
flota ante a mis ojos
y me pone viejo
meditabundo
vulnerable,

quemarme lentamente
es un invierno desnudo,
encontrarme con la sangre
y la saliva
convertidas en metáforas muertas
de fuego o arena.

Sigo fumándome
las ansias de mis manos,
la hoguera del viento
es un abrazo interminable
que se derrama, irremediablemente,
en cuenta regresiva.

3 comentarios:

Ana dijo...

"sigo fumandome las ansias de mis manos" ahhh....


Maestro.. jejeeje

ilich dijo...

Ana

Me has hecho sonreir, es un halago maravilloso, esta vez lo disfrutaré, no me privaré nunca más de palabtras hermosas.

Un abrazo

Mariela Coral Remolina dijo...

Ni qué decir! Magnífico hermano.