miércoles, 1 de abril de 2009

Equipajes I


Siempre tengo un viaje pendiente,
a la playa, al monte o Venus;
siempre hay un camino esperando
por el canto de mis zapatos,
-mis zapatos cantan-

hay esperanzas que esperan
pacientemente en las esquinas,
con más destinos que encuentros.

hay viajes que me aguardan,
al ritmo de la Habana o Troya,
para cruzar Buenos Aires
o mejores vientos.

Hay viajes que no dicen nada
ni me muestran otros puertos,
que no necesitan maletas
-la maleta que duerme en casa
debería emprender su propio vuelo-

que no necesitan compañía,
y no entienden nada
-que bueno-
cuando otros hablan
de boletos de regreso.


9 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Ivan,

Que es lo que piensas? (en tu comentario) Si gustas escibeme a mi correo.

Que bello el segundo verso, la esperanza que puede estar en cada esquina, que cambia todo.

Tus inspiraciones son del grueso de una seccion amarilla. Con paginas delgadas y fragiles. Pero con demasiada informacion presisa y exacta. Ademas se encuentra lo que uno busca.

Abrazo mi estimado, que buena falta me hace.

Anónimo dijo...

ah, se me fue el comentario sin firmar.
Monica

Rosada dijo...

¿Y tus zapatos cantan?

Los míos chillan cuando ruegan un cambio o descanso.


Los zapatos viejos que han viajado tienen buenas historias que nunca serán contadas.


Saludos enormes!

ilich dijo...

Monica
Sabía que eras tu

te mando un enorme abrazo.

Rosada
NO sé que tan bien, pero de que cantan, cantan!!!

Un enorme saludo y un beso.

Gio Yakún dijo...

Hay personas que son para cada uno de nosotros, como el regreso de un viaje: son el puerto al que uno quiere llegar a descansar, a encontrarse de nuevo.

Y hay personas que son para nosotros el inicio de todos los viajes: inciertos, riesgosos, profundamente atractivos.

Pues los viajes con el tiempo se desgranan en esperas. Para mi hace mucho que son eso: grandes colecciones de esperas con pequeños instantes - grandiosos, pero pequeños - que hacen que valgan la pena.

Y coincido con Mónica: la metáfora que ella utiliza para tu poesía es genial.

Saludos!

Gio.

Paco Guerrero dijo...

soy de los que inican viajes sin saber el destino,me encanta ser viajero(no turista),tu post me trae aroma del desierto.
un abrazo

Rosminda Perlasca dijo...

Andele, cada vez se especializa mas eda?...en fin, pasando por aquí, entre maletas

Cristy Fuantos dijo...

me gusto mucho tu texto



mis zapatos suelen hacer una musica que todo mundo reconoce al llegar a la oficina... dicen que es el modo de caminar...


Los viajes... siempre dicen algo. algunos mas que otros, ya sabes algunos son callados pero aun en su silencio nos dicen algo..


saluditos compañero!

ilich dijo...

Gio
Los viajes se desgranan en esperas.
Muchas veces me imagino asì, como ua gotera continua, como deshacerme en hojas, desgranarse supongo.
Los momentos pequeños, siempre son los que valen la pena Caballero, tienes razòn.

Un enorme saludo.

Paco
Un abrazo para ti tambien.
Muchos de los viajes que he hecho son sin saber nada de la llegada, de alguna manera siempre es asi dar pasos y doblar la esquina.

Un gran Saludo.

Mija
Especializado, como??!!!

Un gustazazazaza (yacuza) zaso que pases.
AbrazoTe.

Cristy
Me moeciona que vengas a este lugar.

Mis zapatos formales, son ruidosos, me gusta que marquen el paso, me gustan mis zapatos, hace un par de dìas vi, que tengo varios pares, unos converse viejos azules, tenis que van bien con mezclilla, tenis apra correr, 2 pares negros apra la oficina, y 2 cafès tipo mocasin (asì se dice??), me gusta, es como tener en frente muchas rutas posibles.

UN abrazo.