jueves, 14 de mayo de 2009

27 dìas y medio


Hay días en que me parece terriblemente atractivo pensar que amanesco muerta escuchando a los Stones o San Pascualito Rey; rezo todas las noches, en verdad todas las noches, porque Dios se apiade de mi y deje caer su enorme y santisimo pulgar en el techo que duerme sobre mi mirada, o que el gato que sobrevive de la cena que nunca termino se convierta en pantera y me devore por estar harto de la mayonesa light y la leche descremada.

En cambio, por las mañanas agradezco por el inutil hecho de poder levantarme, hacerme una coleta con el cabello y por poder dar dos o tres vueltas al parque al ritmo que me marca las 6:34 de la mañana.
Subo a mi coche y escucho las noticias en la radio, ¿será Frank Sinatra un buen soundtrack para mi muerte?; el idiota de mi ex novio jura que quiere morir andando en moto al ritmo de Ozzy, pero él lo piensa porque es un idiota, yo prefiero quedar hecha calcomnía en la parte trasera de la caja de un trailer cargado de condones o fruta.

Pero nada sucede, no llega el fin del mundo ni mi última cena, no se cae el techo ni me convierto en aire o vapor mientras bebo de mi taza el té.
Hay días en que me parece tan atractiva la idea de mi muerte, que sonrío con miedo, y disfruto de cada palabra que sale de la guitarra de B.B. King, me siento extraña de no preferir a Alejandro Sanz.

Hay días en que me aburre tanto mantenerme viva y me da pereza indigestarnme de prozac, que me olvido del sindrome premestrual y del hecho de tener tantas ganas de sexo y no poder gritarlo sin esconder mis rostro detrás del monitor de mi computadora.

6 comentarios:

Pandora! dijo...

se parece mucho a un cuento que hice hace algunos años, me gustó! Besos de cuento!

ilich dijo...

hola Pandorita

hola

hola

hola


h

a "h" es muda?

Mariela Coral Remolina dijo...

Una delicia este cuento. Me encanta tu prosa y admiro mucho tu poesia. El de la luna es fascinante. Ojala un dia llegue yo a ser tan libre como tu.

ilich dijo...

Coral, esto me suena tan fuerte, tan tan fuerte, y más porque viene de ti.

Te dejo mi sonrisa, mi enorme y sincera sonrisa sonrojada, y un beso.

Mariela Coral Remolina dijo...

Un gusto. Como siempre.

Mariela Coral Remolina dijo...

Un gusto. Como siempre.