lunes, 27 de julio de 2009

son casi la 11

No hay nadie en casa,
las paredes no hablan
y no escuchan nada,

hay aves en silencio
que se esconden
-no sé porque-
bajo mi cama.

Yo espero tu voz
de buenas noches /
estás cansado /
apaga tus ojos y deja todo iluminado,
ven y recuesta tu cuerpo,
roto/ afligido/ quebrado/
ven y recuesta tu cuerpo,
y que duerma tranquilo
y que respire/sueñe/despierte
                                    a mi lado.

4 comentarios:

Pandora! dijo...

yo solo puedo decir que tengo una risa casi indeleble en el rostro, me agrada!. Besos

Anónimo dijo...

Te mando un fuerte abrazo en momentos difíciles. Espero que pronto encuentres chamba. ¿Será que uno se siente menos solo cuando está trabajando??? Saludos.
Gerardo Ortega

Mónica dijo...

Ilich! Vi algun video tuyo, bueno donde apareces, muy padre verte.

Me ha causado ternura este poema, como de; vengache pa´ca, ya quite esa cara de puchero. Esta lindo.

Abrazote de palmera al viento playero.
Mónica

ilich dijo...

Pandorita, y debe ser de lo más linda, no lo dudo.
El tono de tu cel, me encanta, te mando mil besos.

Licenciado, si señor, el trabajo me definía, me ocupaba, me despertaba y me daba la rzón para evitar el insomnio -al menos intentarlo- ahora, puff,

un enorme abrazo Licenciado

Monica, que tal las vacaciones, jajaa, si este texto tiene un "vengase para acá" entre negado y urgente, melancolico supongo.

Un enorme abrazo y beso.