domingo, 13 de septiembre de 2009

Lee esta entrada

Hoy desperté con ganas
de creer en la sonrisa de Dios



Hemos sentido tantas veces
que el mundo es siempre
la misma jaula abandonada,
húmeda, sucia, hedionda,

que nos despertamos solos,
que caminamos solos,
bebemos solos,
que lloramos,
hacemos el amor solos,
y apenas atinamos a volcarnos
en un papel, que también
está en blanco.

Pero afuera hay sol y panes,
niños jugando detras de su sombra,
hay canciones que merecen el aire,
afuera, árbol nos regala su abrazo,
su apasionado murmullo de hojas,

afuera la lluvia cae para hacerse río,
para endulzarle la noche al mar,
aun hay sonrisas que valen más que rocas,
hay manos enlazadas, espejos de agua,
vitrales de luz,
aun crece el pasto bajos pies descalzos,

El amor pude darme la espalda,
por pendejo / por aferrado / por diversión,
puedo gritar mil veces
y pueden haber más voces exigiéndome el silencio,
todo a veces parece un recuerdo
que se repite y nos detesta,
pero nadie me quitara el derecho
de decir la última palabra
y darle una memorable batalla
a mi propia soledad.

Afuera hay sol
y niños que juegan con su sombra,
ya no se esconden debajo de su cama.

8 comentarios:

rOo RAMONE dijo...

:)
Que bonita entrada
tiene mucha paz.
Un beso Ivan
Hermosa semana para ti.
:D

ilich dijo...

Srita Ramone, este día me desperté con una paz que no recordaba, y sabes, me gusta.

Es un placer leerte hasta en comentarios, ten una semana memorable, y llena de sonrisas sinceras.

Te dejo un beso
*si, estoy sonriendo*

Junkie dijo...

La mayor parte del tiempo me identifico con lo que escribes, pero como que a destiempo, la verdad, no sé como explicarlo. Hoy ese desfase me tranquilizó.

Saludos!

ilich dijo...

Junkie, siempre es complicado explicar el tiempo.
Pero el que te hayas sentido tranquilo, eso -tampoco sé como explicarlo pero - se siente bien.

Saludos mAn y suerte con la grabación.

Sergio dijo...

Me fascino ...
Porque me encuentro en un viaje
dónde juego con mi sombra sin correr con mi madre porque la oscuridad me aterra ...
Dejo que las olas me revuelquen porque no me da miedo ahogarme y la arena ya no me molesta en el cabello, estoy seguro que con un buen baño me la quito toda.
Porque estoy consciente que ya no sufro por ese amor que se partio y me dejo el lado más vacio, además de que me atrevo a pedirle a alguien que me deje disfrutar Colima en él aunque sea hasta diciembre y tenga que regresar a Guadalajara...
Me fascino por eso, porque quiero seguirme dando cuenta que las cosas son la onda !
Saludos Ilich

ilich dijo...

Sergio, que palcer poder provocar esas sensaciones y esas palabras tuyas, un abrazo

Jorge Villalpando Castro dijo...

Es cierto, afuera hay sol, niños que juegan con su sombra y no se esconden debajo de su cama. Afuera hay vida, tan sólo me receto, tiempo, abstinencia y soledad para que duela lo que tiene que doler y comience a oler esos nuevos aromas. Agradezco mucho tu comentario en mi blog. Arrieros somos y en el camino andamos.
Un abrazo

ilich dijo...

Un abrazo Jorge, arrieros somos