miércoles, 28 de octubre de 2009

sospecha



comienzo a sospechar
que soy un monstruo encantador,
un loco con demasiada buena suerte,

un olvidado que no se cansa
de luchar y mirar al cielo
hasta evaporarse la mirada,

un bagabundo sin conciencia
del dolor de sus pasos
o de sus cicatrices humeantes,

un ánagel que actúa como demonio,
y llora / canta / hace versos
para pedirle perdón al mundo
para gradecerle a Dios.

sospecho que soy un espiral,
un corazón a gotas,
resistiendo y respirando
tan fuerte que parece un huracán.

2 comentarios:

Georgells dijo...

Toda sospecha nace de un sentimiento.
Todo sentimiento es imaginación más razón.
Cada imaginación nos hace más humanos.
Y sólo lo que es humano en nosotros, nos hace escribirle textos así a nuestra amada...

Abrazo,

G.

ilich dijo...

La imaginación nos hace humanos, eso es potente Sr.

Es un lujo obtener poesía en sus comentarios a cambio de un par de versos.

Un gran abrazo.