lunes, 8 de febrero de 2010

a mi hermana


eres el dolor de este momento,

el de estar lejos,
el de no saber que chingados hacer,
el de tener solo un puñado de buenas intensiones
que no sirven para nada,

eres el dolor de las noches
y de las mañanas,
de saber que estás más sola que yo,
que comienzas el camino
que casi me dejó muerto
en una esquina
completamente borracho y abandonado,

eres el dolor de saber
que no pude cuidarte,
que no pude alejarte de las heridas,
ni de la pinche soledad que asfixia,
de sentir que no valen los brazos
ni el cielo,

que a veces parece que dios
nos da la espalda
por pura diversión,
porque quiere probar nuestra resistencia
no sé yo
para que chingados,

eres este dolor que me corroe,
que me recorre desde la mañana
hasta la punta de mis ojos cerrados,
eres este dolor de no poder decir
todo va a estar bien
porque sé que aún falta mucho
para eso.




nunca me he metido con sus creencias
pero si creen en algo que sea más poderoso que cualquiera de nosotros, por favor pídanle que le de fuerza a  mi hermana y a mi algo que ofrecerle que no sea un reflejo de historia fracasada..



3 comentarios:

Cristy Fuantos dijo...

cuenta con una oración d corazón por las necesidades de tu hermana. Dios oscucha, te mando un abrazo y no se q más decir...

JuLiE dijo...

..a veces el corazón va a donde no llega nuestra voz. Procura ser una persona con mucha esperanza..

ilich dijo...

Cristy, creeeme, muchas gracias.

Jullie, me removiste todo, procurar ser una persona con mucha esperanza, vale la pena intentarlo fuerte, muy fuerte.

Gracias