miércoles, 28 de abril de 2010

lúdico

Que nunca me falte el papalote en que me cuelgo del cielo, o de las sandalias de Dios,
ni estos bolsillos llenos de espacio para ranas y canicas,
que no me falte el chocolate -de mi abuela o de la tienda de la esquina-
ni balones nuevos para hacer feliz a la vecina que vive de ponchar pelotas,
que no me falten canciones por inventar, ni juegos después de las 7 de la noche,
que no me falten sueños que se disparen con un pestañeo,
que no me falte mi caballo de piedra ni mi mundo bajo la cama,
que no me falte un razón para jugar con el viento o con la sombra de mis manos,
que nunca sobren las idas al circo o al parque,
que nunca me canse de reír de mi mismo con más fuerza que de los errores ajenos,
que nunca falten esperanzas para mis viajes al espacio,
que siempre exista un boleto para ir a la siguiente cuadra y preguntarte
-si quieres salir a jugar-,
que nunca paremos de reír,
de correr descalzos,
de mojarnos el cuerpo con la lluvia,
de mirar con asombro al cielo o al suelo,
que nunca se borre mi alma de niño
que camina tirando de la túnica de Dios.

4 comentarios:

rOo RAMONE dijo...

No has cambiado mucho que digamos :)

Cristy Fuantos dijo...

me encantó_ nostalgico pero lleno de esperanza, suena como la oracion hacia uno mismo!
precioso

ilich dijo...

ROo, jajajam, solo la barba, no?
Un abrazo


Cristy siempre da gusto leerte por este lugar, un abrazo grande, y si, ahora que lo re-leo, suena a un auto-ruego. amén.

Anónimo dijo...

Hay basicos en la vida que nunca debemos de olvidar o dejar en el baul de los recuerdos o peor aun los que sin meditar los tiramos a la basura sin saber siquiera si era importante o no conservarlo, sin duda este conjunto de palabras son las que nunca beben pasar a segundo plano lo cual depende de ti querer seguir teniendo en el presente porque es imposible olvidarlo....pero si pasa habra kien te lo haga recordar con tan solo una accion de lo que ya escribiste....