domingo, 25 de julio de 2010

No lo siento

Me dijo una amiga que "... entonces eres un mentiroso, y no sientes lo que escribes, ni lo piensas..."

Joder entonces,

¿qué es entonces lo que me aprieta el pecho
cuando quiero gritar y mis manos
se golpean contra el teclado
para sangrar en seco?

¿qué demonios es el ave -sin tempestades-
que se agazapa en mi garganta
y canta que no canta y vuela
dando vueltas sobre sus patas?

¿qué son las ganas de salir corriendo
o matar el hambre, morirse un rato,
prenderle fuego a todo -principalmente a mi-
y solo poder decir que no se dice?

¿qué son entonces la rabia y la impotencia
de no decir lo suficiente,
de mirarle la espalda a los adjetivos
y la entrepierna a los verbos?

¿qué carajos hago entonces
bailando entre vidrios,
gritando para ojos que no responden,
sacandome las palabras a tirones,

secandome el alma de la "a" a la "z",
mirando el sol que sale a la izquierda,
medio desnudo, medio dormido,
bien borracho de ganas?

 Si, reniego de la palabra poeta, pero de eso a decir que no siento/pienso/creo en lo que escribo, si hay demasiada distancia.
Soy un patán que se pelea en cartas -que no manda obvio- con Dios, con la muerte, con el -pinche- amor, con sus pies, con sus propias letras, y se reconcilia a cada rato, con su vida.

No hay comentarios: