miércoles, 25 de agosto de 2010

después de leerte

dice Umberto Eco, que "cuando carecemos de lo tangible recurrimos al signo, e incluso a signos de signos".
Yo le creo, de cierta manera trabajo con signos, pero no caía en cuenta que esta necesidad de verte o de leerte cuando no te tengo, no son más que mis ganas rufianes, de que estés aquí.


Signos


hay días igualitos al hoy,
 -carajo el día se ve demasiado lleno
  de horas pendientes-
en que me aferro a tus palabras
     como si fueran verdad
     como si con eso me salvara
                          de la soledad
                          de la pinche rutina
                          de mi mismo
                          de no tenerte
     como a una tabla de mi eterno naufragio 
         con todas mis fuerzas
         con la fe que me queda
         con ganas de reír
         con necesidad de sentirte
hay días 
 - como quizá también mañana-
en que me aferro a tus palabras,
como si fueran tu.




>




Por cierto, comienzo con un experimento, cuando coincidan las fechas con una entrada anterior, pondré el link, solo por ocio, solo porque soy un espiral, y últimamente me gustan los espirales.


26 Agosto 2009

3 comentarios:

MuñEkiTa CaT dijo...

Hola,

Estimado blogger, visité tu blog y está excelente, me encantaría enlazarte en mis 2 sitios webs.

Y por mi parte te pediría un enlace hacia mi web y asi beneficiar ambos blogs con mas visitas.

Espero tu Respuesta a munekitacat@gmail.com

Un cordial saludo

Catherine Mejia

Anónimo dijo...

Sr. Ilich,

Mucho tiempo llevaba sin pasar a su blog, sin pasar a los blog. Ahora he dado una vuelta por aquí, me encuentro con esté poema que me encanta. Porque las necesidades son tantas cuando se trata de otra persona.
Un saludo.


Me gustaría que me diera una opinión luego de lo que he estado haciendo. Ya que ví que puede ser esta la entrada de las peticiones.

ilich dijo...

Sergio se te extrañaba por estas latitudes.

Opionión, con gusto, tu dime cómo