martes, 10 de agosto de 2010

explicación -obvio- inútil

Me faltan palabras para definirte,
explicarte la manera
-inexplicable en serio-
en que te extraño,

la manera en que quiero verte
cuando abro las ventanas
o antes de comenzar
cualquier otra cosa
que pudiera tener importancia,

como explicarte
ese temblor en el pecho,
el nerviosismo de mis manos
el sismo de pies a mi corazón
apendejado -y feliz-
nomás con que sonrías
en la distancia del teléfono.

Pero te quiero
asi,
masivo, punto y ya.

No hay comentarios: