lunes, 25 de octubre de 2010

01:04 am Sopa

Comienzo a reconocerme, a ser el yo de siempre, o al menos el que soy sintiéndome cómodo y dueño completamente de mi.
Me bebo un tequila mientras espero a que esté la sopa, bebo tranquilamente, escuchando una canción que alguien puso en el facebook, alguien de mirada hermosa, de cuello irresistible, de cuerpo inalcanzable, aunque sea un patán, aunque me guste serlo tengo mis propios códigos de ética -o cosa semejante- y me gusta respetarlos, aunque me encante no intentaré ligarla, no hoy al menos, no hoy a menos que me busque.

Pienso en ella -otra- en su corazón lastimado, en sus ganas de ir paso a paso a un lugar en le que ojalá este yo, o que me interese llegar, a mi me gusta su sonrisa -si, de nuevo su sonrisa- y su piel, y su cuerpo que tiene fuera de las paredes y las ventanas morbosas.

Que no quiere arriesgar su corazón frágil, que apenas se convence de largarse de ese a quien no le importa; pero vamos, -he aquí otro ataque estúpido de mi sinceridad- no soy yo con quien tu corazón va a estar seguro, te lo digo con el tequila urgido de mi boca, porque soy mi prioridad, porque me gusta vivir intensamente, olvidarme eventualmente y lo más que pueda de las consecuencias, porque antes hay un mundo que llegó antes que tu, porque soy un desgraciado que vive demasiado feliz, porque la soledad no me sienta mal de día y de noche es bastante soportable, con cervezas, con la tele, con una llamada, con un cigarro, con una botella de tequila que me gané desnudo.
No soy la salvación de tu sonrisa, ni el que seque las lagrimas de tus ojos, carajo, aunque quiera, pero no puedo ni garantizar mi propia sonrisa, ni despertar con ganas de cantar o correr mañana.
No soy quien te devolverá la paz, porque entiende, no la tengo ni para mi; soy el que va a vivir intensamente, que te convertirá en musa, en diosa, en puta, en el deseo inalcanzable y parte del inventario de mis sabanas, en una aventura y en un poema tatuado por mi espalda, soy el que quiere ser feliz a toda costa, aun a pesar de ti o en tu contra, soy el patán que ríe y no le importa dejarte sola si no te necesita; pero eso si, y te juro que es cierto, soy el patán que te puede hacer más feliz que nadie, hacerte explotar en risas, en un orgasmo inolvidable, en sueños que nunca van a suceder pero que durarán por siempre, soy el que te hará la mujer más bella y la más olvidada a base de mi pinche, de mi egoísta felicidad.

no valgo la pena, no tengo un futuro, no lo tengo; solo existe este momento, en que te necesito a mi lado y en que puedo hacerte feliz, porque yo mismo, sin tu ayuda, sin pedirte nada, y por mi propia cuenta puedo serlo.

Ya está la sopa, me voy a dormir, espero pronto lo hagas conmigo, despertar -te lo prometo- será inolvidable.


Instrucciones para Hacer una Bomba Molotov, es la entrada más vista en la historia del Blog, y durante muchos meses decidí poner solo un fragmento del texto, hoy decido poner la sinstrucciones integras, los 5 pasos, que sea de utilidad entonces.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Eres contundente, y sin duda, inolvidable.
Saludos y abrazote
Xime

ilich dijo...

Xime, gracias, no puedo ofrecer muchas cosas, solo sinceridad, y si, dejar un buen recuerdo.

un abrazoTE