miércoles, 13 de octubre de 2010

patán

de repente me dieron ganas
de volver al inicio,
de ser el que soy,
el que reconozco,
el que encuentro facilmente
     - en mis pinceles
     - en los papeles que arrugo
        y mando a la chingada
     - en media borrachera
     - dormido en la escalera
el que esta quemado,
el que no se toma en serio,
el que vive al límite de ambos caminos,
el que no sirve para toda la vida
pero garantiza 8 horas inolvidables
-bueno, depende del motel-
de repente me dieron ganas
de dejar de hacerme pendejo
y decir
este soy yo
bien patán
bien faisán
bien galán
bien y sinceramente
un hijo de la chingada y letras.

No hay comentarios: