domingo, 31 de octubre de 2010

trinchera

hay veces que el camino parece demasiado largo,
la gente demasiado cobarde, 
los esfuerzos en vano,
la noche insuficiente,
el día demasiado ajetreado,

hay veces en que uno dice
"Que pinche necesidad de estarme aguantando"
tengo ganas de mandar todo al diablo,
las negaciones de Pedro,
las promesas de Magdalena,

Hay veces que uno quiere estar callado
y que el mundo gire
aunque sea un desmadre,
hay veces que uno quiere una trinchera
entre las bombas y los gritos,

hay veces que uno detiene su guerra
y se sienta a esperar una canción en la radio,
o el parte de guerra en los diarios
es que hay mañanas en que uno despierta 
apenas y demasiado cansado.




No hay comentarios: