domingo, 20 de febrero de 2011

Poner títulos es más difícil de lo que parece.

Debería dejar de esperar tu llamada, de confiarte mis momentos malos y también los buenos, nada más por joder, debería dejar de desearte en mi cama y sobre todo en los momentos de soledad, arruinada soledad dicen; debería dejar de hacerme el bueno, el bien portado, -mira nomás que buen muchacho- de querer una buena mujer para despertar en las mañanas cuando a mi lo que me interesan son las noches.

Soy este tipo que quiere ser poeta pero no se anima, este que quiere querer un chingo pero no le sale; el que quiere hacerse una buena vida, un jardín amplio para jugar con los nietos, pero me resulta más natural confesarme en las cantinas que en una iglesia, me resulta más sencillo abrir una botella de licor que los despojos de mi pinche corazón.







Por cierto si están en la ciudad, sería un lujo tenerlos ahí 

2 comentarios:

rOo RAMONE dijo...

Sin duda.


:)
Un abrazo Ilich!

ilich dijo...

Un abrazo ROo