lunes, 18 de abril de 2011

Cacofonía

Fui al Taller de Milenio, en donde por recomendación del Licenciado Gerardo Ortega, comencé a escribir.
Pues eso, fui.

Comentario agregado -y quizá necesario- posterior a lo comentado en el taller de Milenio.
La intención del texto es burlarme de la rima en los poemas, de parodiarlo, de jugar con la palabra, con las sílabas, sólo me divierto un poco, no todo debe siempre ser formal y menos pretencioso, creo.
Eso sí, seguramente soy de un humor difícil así que, lease bajo su propio riesgo.




Vine a ver como me querías
cuando me querías
y reías y decías ias ias
buenos días y mentías

y matabas y morías
en mi muerte sin tu muerte
de tal suerte que no es fuerte
en el presente

ni el pasado inventado
del pasado perfecto,
del pasado en efecto
contrario a lo que decías

mejor que cualquiera
que otra, una cualquiera
más santa que puta
con las piernas en ruta

derramando en besos
medio corazón en este texto,
y ya no quiero ni encuentro
para verte otro pretexto.

Yo por mi parte, caso aparte,
el alma se me parte
en puros verbos, sin adjetivos
con intentos carcomidos

que yo digo higo "igo"
que el castigo de no estar contigo,
es que estoy jodido,
yo sólo vine a recordar

No hay comentarios: