domingo, 10 de abril de 2011

Ropa sucia



Tengo demasiada ropa sucia,
la amontono por días
a veces semanas,
la arrincono en mi cuarto
o la aviento bajo la cama,

mi ropa sucia está manchada,
por eso dejo de usarla,
por eso la tiro en un cesto
por un tiempo y
me olvido de ella

por eso olvido mi ropa
y la descubro a veces
hedionda y manchada
de licor/ de besos/ de sangre/ de tinta
con fibrosis de recuerdos,

por eso me gusta tenerla ahí,
arrinconada y a la mano,
en casa de la chingada
que es ese rinconcito
de es mi habitación de noche,

espero el momento de lavarla,
ahogarla en detergente y blanqueador,
-y un chorrito de desengranaste-,
para tomarla en mis manos, humeda y frágil
lista para secarse al sol

comienzo a sospechar
que mi alma es ropa sucia
los domingos

No hay comentarios: