lunes, 25 de julio de 2011

Mal-i

Me puse a recordar con alevosía, 
el sabor de tus senos en mis labios,
el calor de tu espalda en mi pecho,
el tacto de tus muslos, tu cintura, tu cuello

Me puse a recordar con toda ventaja,
las mordidas de tus besos,
el color de tus gemidos,
la humedad de tu sexo.

Me puse a recordar
con exactitud suicida,
el camino que lleva
de tu soledad a tu cintura,

y el que va de tus ganas a mi almohada,
de tu vacío al nuestro, 
y de tu olvido
a estas palabras.

Me puse a recordar,
-casi sin querer-
cuando hacias mi nombre en tu vientre,
y susurrabas tu desnudéz
sobre mi cama.

No hay comentarios: