jueves, 18 de agosto de 2011

Quítame la boca de las palabras

Tocarte como si fueras lo único al alcance de mis besos,
besarte como si con eso se terminara la sed de tenerte,

cubrirme la mirada con la desnudez de tu cuerpo,
recorrer tus caderas con mi deseo en caída libre,
sonriendo a las ganas de morirme en tu vientre,

lamer tus senos como si de eso dependiera
la longevidad de la noche,

acariciar tus piernas sobre mis hombros,
besar la fragilidad de tus pasos,

entrar en ti como si muriera de miedo
por la soledad de la calle/de mi cuarto/
que no le importa a nadie, nada, nunca, no,

tocarte como si fueras todo lo que necesito,
aire, agua, cielo, mar, lluvia, pan, canción de cuna,

perderme, pero de verdad perderme en ti y no regresar
nunca a este pinche mundo al que le faltas tan desesperadamente.