viernes, 10 de agosto de 2012

Amistosa charla con Dios

Ya deja de estarme chingando tanto la vida, hagamos una tregua, olvidate de mi, quita tu bondadoso pulgar de mi cabeza, deja de divertirte arrancándome -pluma a pluma- las pinches alas.
Que tanta lucha me cansa, tanta pelea me mata, correr y no avanzar una chingada, mirar alto para secarse los ojos, para tenderlos al sol, para hacer comida de pájaros.
¿Que importa más o menos la vida de un peatón, de un pobre diablo, con indicios de depresión / de asma /de alcoholismo?

¿Qué te divierte tanto de mi? ¿qué no tienes mejores soldaditos de plomo de carne y hueso para tus ratos de ocio? ¿es en serio que aún no acabo de pagar mis pinches culpas?

Yo sólo quiero un poco de paz, de buena suerte, de cosas que no me merezco pero que quiero tener, igual que los demás, un coche propio, una casa sin cucarachas, un poco de amor que no pida un taxi para volver a sentirse amada.

¿Qué no te dan pena/ risa / hueva mis manos ensangrentadas?

Que no te cansan mis llanto a media noche, mis oraciones desesperadas, mi puño fuerte golpeando a tu puerta. "por mi culpa por mi culpa, por mi pinche culpa"

Que buena broma la tuya de ponerme sueños tan altos, y dejar mis pies -qué simpático detalle-  sujetos al piso, con clavos, esta mañana.


7 comentarios:

Anónimo dijo...

En estos momentos me identifico tanto con este post.. A veces creo que Dios nos pone pruebas muy difíciles como diciendo te crees mucho?? Supera esto .. Y así mil ejemplos. Particularmente tiene desde 2008 poniendome a prueba claro he salido avante de casi todo, y la mas difícil la supero día a día tratando de darle lo mejor a mi hija sin la ayuda de su padre . Gracias por compartir.

Anónimo dijo...

Hola guerrero, te leo y no entiendo mis lagrimas, o si?
Aquí sigo, en Juárez, todo mas tranquilo pero igual, sintiendo que avanzo, para después darme cuenta de que he estado estancada y regresando siempre a lo que nunca me hizo bien y al parecer soy adicta, a mi cobardía de olvidar, a los recuerdos de lo que ahora anhelo y que el tiempo jamás me va a regresar pues su paso todo lo cambio, a lo que he querido lograr y aun no consigo. Después de todo, la culpable soy yo, me resisto al cambio.
Sabes creo que Dios es solo la necesidad del amigo imaginario, que nos escuche y no cuestione, la necesidad de culpar a alguien que no pueda defenderse, de recibir ayuda incondicional cuando mas la necesitas, de evadir de alguna forma la realidad de hechos y consecuencias propias, adjudicadas a el.
Toda la fuerza del espíritu, del alma esta siempre en nosotros, que usualmente y a conveniencia olvidamos cuando nos hemos cansado de intentarlo una y otra vez, creo que lo que sigue entonces es cambiar de objetivos cuando las cosas no son como lo esperas, porque simplemente no tienen que ser así…. Pero como cuesta.

ilich dijo...

gracias por comentar, a veces uno necesita saber que no es el único que lucha y que vale la pena seguir luchando.

Un abrazoTe

ilich dijo...

Eres tu "M"?
Me da gusto saber que estás bien, o al menos lejos de lo que lastima, mucho ánimo, en serio mucho ánimo y para adelante, que finalmente, sólo sabremos si vale la pena la batalla cuando terminemos con ella.
Te mando un gran gran abrazo.

Anónimo dijo...

pssss ni tan amistosa.
Pero bueno.
A darle en lo que este e nuestras manos, pies y alas rotas.

ilich dijo...

A veces es necesario gritar para ser escuchado, otras es mejor susurrar, este fin de semana lo susurré y creo que funciono, y hoy estamos en paz.

Saludos

ilich dijo...

A veces es necesario gritar para ser escuchado, otras es mejor susurrar, este fin de semana lo susurré y creo que funciono, y hoy estamos en paz.

Saludos